Declaración de Principios

                    DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE  LA

                              ORDEN MARTINISTA TRADICIONAL PRIMITIVA

            ORDEN DE LOS CABALLEROS MASONES ELUS COËN DEL UNIVERSO

La Orden Martinista Tradicional Primitiva establece sus márgenes de forma que sean lo bastante flexibles como para respetar el individualismo que caracteriza el verdadero martinismo y lo bastante rígidos como para que dicha Orden no se desintegre con el más leve soplo.

La Orden Martinista confiere el Grado de S.I.. A estas dos letras se le han adjudicado muchos significados: “Supérieur Inconnu” (Superior Desconocido); “Souverain Juge” (Soberano Juez, grado de los Elus Coën de Martines); “Société des Initiés” (Sociedad de Iniciados); “Société Inconnue” (Sociedad Desconocida); “Sage Inconnu” (Sabio Desconocido), etc… Algunos han ido todavía más lejos y han querido ver en ellas, las siglas de la Sociedad de Jesús…

Sin embargo, lo cierto es que la OMTP da a estas siglas, el sentido de “Sage Initié” (Sabio Iniciado), es decir, simplemente: “puesto en el camino de la sabiduría…”

He aquí la Declaración de Principios de esta Orden:

I.                    La O.M.T.P. es un grupo espiritualista que une fraternalmente a todos aquellos que admiten la necesidad de una redención individual y colectiva, basada en las enseñanzas de Martinés de Pasqually y Louis Claude de Saint Martin.

II.                  Conforme a las enseñanzas de Martinés de Pasqually y de Louis Claude de Saint Martin, reconoce la verdad de la Caída y afirma la necesidad de la Reconciliación del Hombre con su Principio.

III.                La O.M.T.P. esta próxima de la Tradición Cristiana, en cuanto a lo que esta contiene de la “verdadera y universal Escuela de Alejandría”, pero no podría adherirse a ningún exoterismo, fuere este el que fuere. La herencia iniciática conservada y transmitida por la O.M.T.P. es un espiritualismo transcendente. La O.M.T.P. respeta las diferentes formas de la Tradición que no son sino formas fragmentadas de la Tradición Primordial. Como dice muy bien nuestro Hermano Robert Amadou: “No se trata, como en la Teúrgia antigua, o en la Teúrgia de la Edad Media, ni tampoco, o solamente, de una operación que trabaja con los ángeles para un fin personal o en provecho de otros, sino que se trata de cumplir el culto primitivo, celebrar el culto primitivo”. Y es aquí- como lo indica R. Amadou y como lo indica el apelativo de nuestra Orden Martinista Tradicional y Primitiva- donde está la clave. Martinés de Pasqually en su obra “Tratado de la Reintegración de los Seres”, no emplea la palabra Teúrgia. Aunque es bien cierto que emplea la teúrgia y enseña un culto teúrgico. Sin embargo, el habla de culto, un culto que es el culto primitivo. Un culto primitivo que se remonta a Noé o aun más allá de Noé, que se remonta a Adán. Y este culto está destinado a conseguir la reconciliación individual. Pero esta reconciliación no sería perfecta para cada hombre, hasta que el mundo entero no esté reintegrado. Bien entendido que la materia reintegrada es materia inexistente, puesto que siendo su principio inexistente, esta reintegración no puede efectuarse sino en la inexistencia, es decir que todo desaparecerá, excepto las formas transmutadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Idioma

Donde estamos

Quien esta en Linea

Tenemos 24 visitantes y ningun miembro en Línea